Actualmente el Champagne es una bebida que se encuentra en nuestras celebraciones más importantes. Es sinónimo de glamour y sofisticación, pero ¿en dónde comenzó? Sus orígenes se remontan a la región de Champagne al norte de Francia, específicamente en el monasterio de Hautvilliers en donde un monje llamado Dom Pierre Pérignon descubrió que el vino después del invierno soltaba burbujas, por a la acumulación de dióxido de carbono en el proceso de fermentación.

 

Al probar esta majestuosa bebida se dio cuenta de su delicioso sabor y expresó la frase ¡estoy bebiendo las estrellas!, por lo que decidió experimentar con distintos métodos para evitar que las burbujas se escaparan y las botellas se reventaran. Finalmente se dio cuenta que si un corcho lo sujetaba con un alambre al cuello de la botella, se fermentaba mejor la bebida y que si utilizaba vidrio inglés para el casco, era mucho más resistente.

 

 

Dom Pierre también fue el pionero en aventurarse a mezclar distintos tipos de uva, revolucionando así el mundo de los vinos espumosos. Para hacer esta bebida existen un sin fin de lugares y regiones vinícolas dedicadas a su producción, pero para poder llamarle Champagne, se debe hacer exclusivamente en la región francesa que lleva su nombre, esto por su meticuloso proceso de elaboración y selección de uvas.

 

 

Existen muchos tabúes entorno al Champagne, se dice que es una bebida exclusivamente para brindar o como aperitivo, pero en realidad es perfecta para maridar con cualquier alimento gracias a su excelente combinación de uvas chardonnay, pinot, meunier y pinot noir. Algunas de nuestras recomendaciones son no agitar la botella y tomar la bebida a una temperatura entre 5 y 7 grados aproximadamente, además sugerimos tomarlo en copa de vino o copa alta en forma de tulipa para evitar la desaparición de los aromas. 

 

El Champagne es a nivel histórico el primer vino espumoso producido por locales, es una bebida compleja y muy agradable por su gran bouquet y luminoso color ¡Atrévete a seducir tu paladar con su exquisito burbujeo!