No, no estamos hablando ni de llantas ni de luchas, sino de reconocimientos a la alta cocina.  Primero platicaremos sobre la Guía Michelin, un libro bastante útil para los viajeros de buen diente. En ella se pueden encontrar una infinidad de restaurantes clasificados por su tipo de cocina, localidad, precio y sobre todo calidad. Fue creada y pensada en 1900 por André Michelin para los conductores, ya que contaba con una lista de mecánicos y planos, pero veinte años después decidieron incorporar restaurantes locales sin imaginar el boom que iba a tener internacionalmente. Actualmente se publica anualmente por una editora francesa llamada Michelin Éditions du Voyage.

 

La guía es famosa en el mundo de la gastronomía por asignar de una a tres estrellas a restaurantes alrededor del mundo. Los aspectos que evalúa son: calidad, creatividad, confort en el servicio e innovación. Los jueces e inspectores viajan anónimamente por todo el mundo en búsqueda de los mejores platillos; lo sabemos, también es nuestro trabajo soñado. Y sí, los chefs sienten gran presión por conseguir el trono de tres estrellas ya que representa el máximo reconocimiento gastronómico, bien dicen por ahí que en un cielo estrellado se vive mejor.

 

 

Lamentablemente Michelin no tiene una guía para nuestro país, sin embargo, sí existen chefs mexicanos fuera del país que cuentan con la distinción. Tal es el caso de Punto MX situado en Madrid, propiedad del chef Roberto Ruiz o de Hoja Santa de Paco Méndez en Barcelona, e incluso en Nueva York con el chef Cosme Aguilar en Casa Enrique, esto por mencionar algunos. 

 

AAA (The American Automobile Association) por sus siglas en inglés, otorga los más altos estándares de lujo a hoteles y restaurantes en Canadá, Estados Unidos, México y el Caribe. La clasificación va de uno a cinco diamantes dependiendo la calidad del servicio.

 

Para obtener la certificación más alta de hoteles, las instalaciones deben ser súper lujosas y con excelentes acabados. Además de ser amigables con el medio ambiente, también deben contar con un servicio muy especializado y facilidades de acceso para discapacitados.

 

Fotografía de Passion by MB

 

En cuanto a restaurantes algunos de los requisitos son contar con un chef ejecutivo con menús bastante complejos y vanguardistas; ya que la certificación garantiza una experiencia gastronómica inigualable, con servicios especializados que superen las expectativas de los comensales.

 

Uno de los restaurantes que cuenta con este tipo de certificación es Passion by Martín Berasategui en Playa del Carmen, que actualmente cuenta con cinco diamantes de la AAA y el Chef Martín Berasategui es el único español que tiene ocho estrellas Michelin y 18 diamantes de la AAA en sus distintos restaurantes. Vidzú que es uno de los creadores de Lazarus fue Head Sommelier del lugar por 3 años; durante su estancia en Passion ganaron los cinco diamantes de la AAA y el Best Award of Excellence de Wine Spectator, reconocimientos que pocos lugares en el país logran obtener. Passion nos ha inspirado de distintas maneras, incluso nuestro chef ejecutivo Ramsés Santillán recrea maravillosamente esta escuela gastronómica que aprendió bajo la guardia de Maximiliano Sola el Chef ejecutivo de Passion by MB

 

Asociar la comida y las bebidas con sentimientos, con instantes y experiencias que marquen, aunque sea durante unos momentos la vida de los comensales es una filosofía que compartimos los más apasionados del servicio y la gastronomía.