¿Tu mundo entero cabe en una copa de vino? Para 273 personas la respuesta es sí y por más surrealista que suene, en ella encuentran un mundo infinito de posibilidades: Viajan por distintas regiones, culturas, climas, sabores, olores y formas, e incluso encuentran ahí a sus almas gemelas.

 

Después de ver el documental de Somm en Netflix me quedé realmente asombrada, sentí gran admiración por aquellas personas que alcanzan el máximo reconocimiento en el mundo del vino: Master Sommelier. Y es que lograrlo es una verdadera locura, en 40 años ¡sólo han existido 273 en el mundo!…Así es 273 y aunque no se mucho de matemáticas estoy segura que debe de ser menos del 0.00001% (incluso con varios ceros más) de la población.

 

Fotografía de Court of Master Sommeliers Worldwide

 

El examen, que tiene duración de tres días y sólo se puede presentar una vez al año, se divide en tres partes: La teórica en la cual se evalúa el conocimiento completo de las leyes vinícolas y las regiones. Para aprobar debes de conocer el mundo entero del vino, el sake, los destilados, los pueblos y ríos, los tipos de uva y cigarros, entre otros tantos temas. Es como si hicieras una maestría en historia, geografía, química y agricultura a la vez.

 

Las siguientes evaluaciones son sobre el servicio y la degustación, en las cuales se involucran tres vinos blancos y tres rojos. Debes de describir con exactitud la estructura, el cuerpo, el clima, si es del viejo o nuevo mundo, el rango de edad y finalmente nombrar cada uno de los vinos sin ver sus etiquetas. Un reto que sólo los verdaderos amantes del vino se atreven a intentar; se dice que estudian entre 8 y 10 horas diarias durante un año e incluso hay quienes llevan más de 4 años tratando de conseguir el tan renombrado título sin éxito.

 

Fotografía de Court of Master Sommeliers Worldwide

 

Fue inevitable preguntarme ¿por qué lo hacen? Es un hecho que un título de esta categoría te abre muchas puertas, es un requisito en tu carrera para poder trabajar en los restaurantes y viñedos más reconocidos del mundo, pero también es un estilo de vida muy particular enfocado a gozar hasta el más mínimo detalle. El vino es un medio que te enseña a vivir a través de los sentidos, no por nada muchas personas han dedicado su vida a perfeccionar esta ambrosía. Incluso para Jesús fue un verdadero milagro convertir el agua en vino.

 

Y si me pidieran que describiera a los Maestros Sommelier en una frase diría que son pequeños genios con una pizca de locura.